jueves, 29 de octubre de 2009

OCTUBRE ...MES MORADO


manifestación de Fé entre velas , inciensos y canticos


En todos los pueblos del mundo se han hecho procesiones. Los hebreos las hacían muy frecuentemente. Son un acto de fe. Clero y especialmente el pueblo se unen desde el origen del cristianismo en procesión.En el calendario religioso del Perú, figuran muchas procesiones, en todas ellas el pueblo vive y lleva en triunfo su venerada imagen. Sin duda, la que más resalta entre perfumes de incienso, es la del Señor de los Milagros que arrastra por calles limeñas a miles de almas. La primera procesión fue a raíz del terremoto del 20 octubre de 1687. Sebastián de Antuñano sacó una réplica de la imagen y junto a devotos congregados en su ermita, que habían buscado refugio, recorrieron las principales calles de Lima.
Es así como nace la Procesión del Señor de los Milagros.

Al conmemorarse el primer aniversario del terremoto del 28 de octubre de 1746, la imagen tomará la costumbre de salir el 28 de octubre, visitando calles, templos, monasterios y hasta ramadas. Hoy día, un mar morado sigue devotamente al Señor de los Milagros, portado en andas avanza lentamente. Va bamboleante y haciendo venias. De balcones antiguos y edificios modernos, decorados con guirnaldas y cadenetas con clásicos colores blanco y morado; caen lluvia de pétalos y papel picado para festejar su presencia. Repique de campanas y bombardas acompañan sus pasos. Siempre cerca al Señor, el incienso de las tradicionales Sahumadoras, como sentidos cánticos de sus Cantoras y los miembros de la Hermandad, van anillados en su clásico culto revestidos con sus moradas

El origen de la procesión del Señor de los Milagros
Aunque sea difícil de creer, la procesión que en la actualidad

congrega a miles de devotos peregrinos por calles limeñas
cada mes de octubre, se llevó a cabo por vez primera con
una réplica de la imagen. La primera procesión se llevó a cabo
luego del 20 de octubre de 1687 en que dos fuertes temblores,
uno a las 4.30 de la mañana y luego a las 6.30, ocasionaron
la pérdida de aproximadamente 100 vidas y derribaron templos
y la mayor parte de las casas. Sebastián de Antuñano sacó una réplica de la imagen y junto a devotos congregados en su ermita, que habían buscado refugio, recorrieron las principales calles de Lima. Siendo así como nace la Procesión al Señor de los Milagros. Años después llegó el terremoto del 28 de octubre de 1746, que según refieren los testimonios de la época: “En menos de tres minutos dejó caer todos los altos de la ciudad de Lima: sólo quedaron en pie 25 casas,y de 60,000 habitantes que habían en ella perecieron como cinco mil. La caída de los grandes edificios envolvió en sus ruinas a las casas inmediatas convirtiendo en escombros casi toda la ciudad”.
Al conmemorarse el primer aniversario del terremoto de 1746, la imagen tomó la costumbre de salir el 8 de octubre, visitando calles, templos, monasterios y hasta ramadas. Hoy en día, un mar morado sigue devotamente al Señor de los Milagros, portado en andas y avanzando a paso lento y fervoroso. En busca de poder observar lo más cerca posible la venerada imagen que va bamboleante y haciendo venias.En lo que para muchos es un acompasado movimiento impreso por los cargadores del anda, que da a la imagen un ritmo de humano movimiento.


Pero no sólo en Lima hay procesión, también en los balnearios grupos de fieles acompañan a los cargadores y saumadoras y recorren las pequeñas capillas y callecitas, parando en cada casa vecina o tiendita que le rinde humilde homenaje, así el CRISTO MORENO visita reconditos lugares y es bienvenido con fervor.

fotos tomadas el 25 de octubre en san bartolo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada